Menu

[ANÁLISIS] Oh… Sir! The Insult Simulator

Gracias a las medidas adoptadas para agilizar la publicación de videojuegos y a la distribución digital son muchos los títulos atípicos, arriesgados y rompedores que ven la luz y que difícilmente la verían si estuviésemos aún anquilosados en el formato físico.

Oh… Sir! The Insult Simulator es probablemente lo más loco y atípico que ha pasado por mis manos desde que humildemente escribo para esta web. Y eso es bueno (pero no perfecto, claro).

La propuesta del título consiste en derrotar a tus enemigos dominando el antiguo arte del insulto. Se te muestran en pantalla una serie de palabras y fragmentos de frases compartidas con tu rival y que serán tu herramienta para construir el insulto más largo y maleducado posible. La mecánica principal del juego se basa en los turnos, pudiendo rendirse si crees que tu insulto ya no puede ser más largo o más picante.

¿Qué insulto peor que usar Windows Vista?

Además de la selección inicial de palabras compartidas, dispones de dos adicionales que pueden cambiarse una sola vez si tomas un pequeño sorbo de tu té, muy brit todo.

Entre esos fragmentos o palabras dispondrás de sujetos, nexos, frases subordinadas, etc. y de tu dominio del inglés y previsión de qué insulto está construyendo tu rival dependerá tu victoria. En alguna que otra ocasión te ocurrirá que ese elemento conclusivo que pensabas utilizar acaba de ser usado por tu adversario y no te quedará otra que balbucear pues tu insulto carece de sentido.

Una vez agotada la barra de vida de tu rival y si su insulto no ha agotado también la tuya, lo cuál ocurre muy frecuentemente, te coronarás como rey del improperio y ganarás. Si ambas barras de vida se agotan se producirá un empate que se deshará con una especie de tie break en el que una nueva barra de vida aparecerá que esta vez disminuye mucho más rápidamente.

Pantalla de selección de personajes.

En el juego existen multitud de personajes, algunos de ellos bloqueados de inicio, con estilos y voces distintas pero, sobretodo, con debilidades diferenciadas. Algunos personajes no soportan que les menciones a la familia, otros son sensibles al estilo, unos a la edad y algunos a su estatus social. Tras descubrir el punto flaco de tu rival deberías machacarlo insultando siempre ese aspecto que tanto le atormenta. La variedad de los mismos es más que decente para el juego y contamos con hombres y mujeres de todas las clases sociales y edades. Una refinada señora mayor británica que no soporta que le hablen de la edad, un ricachón sensible a los insultos sobre la pobreza, una especie de Gandhi, el escritor H.P. Lovecraft…

Se dan además los combos, que consisten en insultar insistentemente un mismo sujeto: la madre, la hermana, el padre… por lo que es recomendable machacar al mismo personaje durante toda la ronda.

El resultado es hilarante, dando lugar a insultos totalmente ridículos que te requerirán un poco de apertura mental para no ser pasados por alto. Por ejemplo, “Tu padre todavía usa Windows Vista y su cara parece una baya de saúco” puede resultarte ridículo como insulto pero en el juego obtendrá una puntuación superior a 15 puntos por lo que se considerará maleducado y obtendrás puntos extra.

Siempre que la parte gramatical sea correcta el resto no debería importarte demasiado. Cuanto más largo, más temas sensibles de tu adversario o más combos realices, mejor.

COMBO!

El principal apartado negativo de Oh… Sir! The Insult Simulator es que el juego se vuelve repetitivo muy pronto. La cantidad de frases hechas o palabras articulares para crear insultos es insuficiente y tras unas cuantas partidas notarás que no hay mucha variedad y todos tus insultos se parecen demasiado y sospechosamente entre sí.

El apartado gráfico del título es correcto, sin pretensiones y más intentando atender a un aspecto cómico que a unos gráficos realistas, como es de esperar en un juego independiente de este peculiar género.

El juego, que solo está disponible en inglés tanto en voces como en títulos, leerá tus insultos finales y los de tus rivales tras ser completados. El doblaje es correcto y variado para los distintos tipos de personajes, lo cuál le otorga personalidad a cada uno de ellos, pero en ocasiones las distintas partes que forman una frase no suenan todo lo fluido que debieran. Esto se debe, lógicamente, a que cada una de las palabras o fragmentos están grabados de forma independiente. En ningún caso será un aspecto que te evite disfrutar del juego.

Por último, en cuanto a los modos de juego, el título viene bien completo, soportando 1 vs. CPU, 1 vs. 1 (local), 1 vs. 1 (en línea). El puntaje acumulado tras cada ronda se acumulará, lo que nos hará subir (o bajar) en un leaderboard mundial.

Descargar para Xbox (2.99€)


Oh… Sir! The Insult Simulator fue analizado a través de una copia de prensa recibida de forma gratuita desde Vile Monarch, creadores del juego, en la versión para Xbox One.

Gracias a las medidas adoptadas para agilizar la publicación de videojuegos y a la distribución digital son muchos los títulos atípicos, arriesgados y rompedores que ven la luz y que difícilmente la verían si estuviésemos aún anquilosados en el formato físico. Oh... Sir! The Insult Simulator es probablemente lo más…

ANÁLISIS

Diversión: - 8.5
Duración: - 5

6.8

FUN!

Oh... Sir! The Insult Simulator es un juego extremadamente original y bastante divertido para unas partidas rápidas. Su principal inconveniente, más allá de la disponibilidad solo en inglés, es su poca variedad de insultos, lo que lo vuelve repetitivo en unas pocas horas. Por un precio reducido es una compra recomendable si dominas el inglés y quieres echar unas risas.

User Rating: 3.6 ( 1 votes)
7

jaricharte on Twitter
jaricharte
Staff de Xboxers.es y Hypers and Haters. Lo confieso, tuve una Play Station y me encantaba. Aficionado a las videoconsolas, móviles, gadgets, ordenadores y todo lo que huela a digital.

Entrar

¡SUSCRÍBETE!

Vídeo del momento

Phantom Dust