Menu

La débil CPU de Xbox One X empieza a ser un problema

Cuando Digital Foundry reveló en exclusiva las especificaciones técnicas de Xbox One X, conocida entonces solamente como Project Scorpio, hubo un apartado que erizó las cejas de los usuarios más tecnófilos: la CPU seguía siendo Jaguar. Una versión optimizada, customizada y evolucionada pero al fin y al cabo una tecnología del año 2011. Los más optimistas, que apuntaban por la inclusión de Ryzen, tuvieron que conformarse con lo que había.

Las voces más críticas con la máquina de Microsoft ya advertían de que el cuello de botella que podría producir la CPU no era algo que debiéramos olvidar. Una máquina que si bien podía duplicar o incluso cuadruplicar la resolución de según qué juegos gracias a su potentísima GPU y 50% extra de memoria RAM, sufriría sin embargo para tareas que demandasen potencia de procesado. Es lo que se conoce en inglés como CPU-bound.

Esa CPU desproporcionadamente inferior a la GPU impediría que el framerate de determinados videojuegos como aquellos desarrollados en un mundo abierto fuera muy distinto al que puede desplegar Xbox One o One S.

Una vez lanzada la consola y llegados los primeros parches y juegos Mejorados para Xbox One X, los peores augurios se confirmaban y salvo honrosas excepciones comúnmente ligadas a desarrollos first party, la paridad entre One y One X en cuanto a framerate es casi total.

Hoy, los chicos de Little Green Men Games, nos hablan del enorme problema que la débil CPU de Xbox One X ha supuesto para el desarrollo de su videjuego Starpoint Gemini Warlords:

La CPU de One X es el mayor problema para nosotros. Starpoint Gemini Warlords es un juego altamente optimizado, no como su predecesor Starpoint Gemini 2, pero el gran número de naves disponibles así como el estilo de gameplay provoca una carga masiva en la CPU. No queríamos recortar la jugabilidad en la versión de Xbox One, así que hemos tenido que utilizar trucos y agresivas optimizaciones para reducir la carga del procesador. Aun así, nuestro hilo de ejecución principal está sobrecargado, y eso causa problemas en combates masivos. Es por ello que aún seguimos trabajando en optimizaciones.

Siendo un problema que no se circunscribe a Xbox One X solamente, parece que el gran talón de aquiles de esta generación de consolas sigue siendo la CPU.

jaricharte on Twitter
jaricharte
Staff de Xboxers.es y Hypers and Haters. Lo confieso, tuve una Play Station y me encantaba. Aficionado a las videoconsolas, móviles, gadgets, ordenadores y todo lo que huela a digital.

Entrar

¡SUSCRÍBETE!

Vídeo del momento

Phantom Dust