Menu

Filias, fobias e impresiones de travesías en galeones. Esto es Sea of Thieves, Mar de Ladrones.

Diecinueve de marzo de un frío día de invierno;

cofres, islas o esqueletos provenientes del Averno.

Icé mis velas, desamarré mi balandra,

viento en popa a toda vela zarpé a Nueva Zelanda.

Mientras la gente dormía en la otrora cálida España

los grumetes y bucaneros me aguardaban con mala saña.

Pero mi entrega constante y mi estilo altanero

se impuso ante mi criterio al elegir bucanero.

Gordo, flaco, feo, fuerte o de aspecto languideciente

todo vale ante la empresa de este pirata valiente.

Y sin más dilación o fútiles lamentaciones

aquí cuento mi singladura por este Mar de Ladrones.


Una vez pasado el filtro de soportar mi horrenda y estúpida poesía estáis preparados para unas primeras impresiones sobre uno de los lanzamientos más importantes de Microsoft en lo que va de generación así como la vuelta a la vida activa de un estudio que ya fuese por decisión propia o por imposición de Redmond, llevaba tiempo sin dar rienda suelta a su imaginación para hacer lo que siempre han hecho mejor: crear nuevos mundos. Sea Of Thieves es una apuesta extremadamente arriesgada que tras varios años y algún que otro retraso por fin llegó a nuestras estanterías o Xbox Game Pass. Antes de comenzar, aclarar lo evidente: no es posible analizar tan a la ligera un juego que solo se desarrolla en un mundo vivo y en línea y para el que aún no hemos alcanzado lo que se viene a denominar como endgame, que en este caso sería Pirata Legendario. Sirva este pequeño texto más como unas primeras impresiones, subjetivas y de alguien que ha jugado a la alpha desde el primer día.

La primera sensación tras arrancar el juego fue: esto ya lo he visto muchas veces. Y es que las más de 20h que he dedicado al programa insider pesan como una losa aquí ya que se anula totalmente el posible efecto sorpresa que un recién llegado experimentará al descubrir mecánicas tan simpáticas como las borracheras o cierto tipo de cofres con truco (dejémoslo ahí para evitar spoilers). Si tuviese una máquina en el tiempo, viajaría atrás más de un año para evitar inscribirme en el programa de acceso anticipado y haber vivido más mágicamente mis primeros minutos con el juego. Aun así, la sensación de plenitud se manifiesta en el momento en que los escasos NPCs presentes en la isla tienen disponible todo su repertorio.

Conviértete en una leyenda pirata.

El comienzo es duro, muy duro, ya que, de nuevo, lo he vivido más de una docena de veces. Volver a comprar misiones para noveles a una de las tres facciones disponibles sabiendo que las has hecho ya muchas veces es algo que cuesta superar, máxime para alguien como yo que no es mucho de repetir o rejugar las cosas. Pero la experiencia con al menos un amigo bien vale unos cuantos cofres insulsos. La cooperación y sincronización en este juego es muy gratificante, máxime si decides optar por el galeón, navío pesado, resistente, lento y difícil de maniobrar.

El juego no te lleva de la mano para explicarte absolutamente ninguna de sus mecánicas. Solo un pequeño tutorial sobre cómo acceder a tu inventario te será mostrado la primera vez que entres al juego. Nadie te va a decir cómo has de colocar las velas, cómo ver en qué sentido sopla el viento o qué es un outpost. Sea Of Thieves requiere de mucha exploración, no ya solo navegando sus islas sino probando estrategias, mecánicas y qué cosas se pueden hacer y cuáles no. Prueba y error. Hablando de la exploración, las islas se sienten demasiado vacías. Cuatro pollos y seis esqueletos se antojan insuficientes. Bien es sabido que la intención de Rare es que el protagonista seas tú y otros piratas humanos no controlados por la IA pero esperaba que en la versión final del juego las islas se sintiesen más vivas.

Por otro lado, uno de los apartados más arriesgados del juego es el de la progresión o, más bien, ausencia de ella. Tu pirata, su equipamiento o el del barco no tienen ningún nivel ni pueden ser mejorados. La única progresión existente radica en la reputación que vayas labrándote con las tres distintas facciones que habitan el mundo. A mayor reputación se te abrirá el acceso a misiones más complicadas pero mecánicamente idénticas a las anteriores. Una vez alcances la máxima reputación con todas las facciones obtendrás el estatus de Leyenda Pirata y se te dará acceso a un refugio secreto donde, a su vez, accederás a misiones aún más complejas.

Las misiones de captura de animales, una de las formas más rápidas de grindear.

En las pocas horas que llevo de juego final no puedo juzgar con mucha certeza este peculiar sistema de progresión pero sí he podido darme cuenta de algo que, por otro lado, no debería sorprendernos: en Sea Of Thieves habrá mucho grindeoPara hacernos una idea, los cofres de las misiones ofrecidas por el Acaparador de Oro oscilan entre 90 y 900 monedas de recompensa aproximadamente. Bien, un set de velas para tu barco cuesta entre 70.000 y 140.000 monedas. Prepárate para completar misiones una y otra vez ya que aunque estas no pueden repetirse técnicamente, en todas las quests de un tipo el objetivo es el mismo y su desarrollo idéntico. Solo tú, la ruta que tomes o los enfrentamientos potenciales con otros piratas marcarán la diferencia.

Sobre el apartado técnico, por ir acabando con estas impresiones iniciales y habiendo jugado el título en una Xbox One X, comentar que el juego luce espectacular pero tiene un problema acusado de tearing y habría sido una gozada poder disfrutar de un modo a mayor framerate, ya que esos 30fps en primera persona resultan un tanto mareantes. No obstante, las coloridas islas y un HDR excelentemente implementado harán las delicias de cualquier graphic whore y te permitirán olvidarte de esos problemillas durante toda la duración de la partida.

Estas son, a grandes rasgos, las primeras ideas que se me vienen a la cabeza tras jugar a la versión final de Sea Of Thieves. Siguen sin aclarárseme las mismas dudas que siempre tuve respecto a este juego, que no son otras más que lo que durará la diversión que sin duda ofrece el mismo. ¿Será el contenido existente suficiente? ¿Me cansaré de hacer misiones que son iguales en dos semanas? En el futuro análisis os contaré.

¡Ahoy!

jaricharte on Twitter
jaricharte
Staff de Xboxers.es y Hypers and Haters. Lo confieso, tuve una Play Station y me encantaba. Aficionado a las videoconsolas, móviles, gadgets, ordenadores y todo lo que huela a digital.

Entrar

¡SUSCRÍBETE!

Vídeo del momento

Phantom Dust